lunes, 5 de junio de 2017

Marco Tóxico y las historietas



Las historietas siempre han tenido un público fiel en todo el mundo y Bolivia no está exenta de esta preferencia. En este siglo XXI, el mercado crece para los historietistas. Un gran representante de la ilustración y la historieta de nuestro medio es Marco Tóxico, que asegura algo preocupante: no hay historietas nacionales para los niños.

“Marco Tóxico” es Marco Antonio Guzmán, un diseñador gráfico e ilustrador paceño al que, gracias a su talento, el éxito le sonrió desde que empezó su carrera, hace más de diez años.

Sus trabajos abarcan el dibujo, la pintura digital, la ilustración, el diseño gráfico y la historieta. Realizó ilustraciones infantiles para el Grupo Santillana, diseñó carteles, portadas de libros y cubiertas de discos. Se hizo de varios premios.

Dice que dibuja desde que tiene memoria, “en todo lo que podía”, comenta con semblante feliz. Y como no podía ser de otra manera, es fanático de las historietas desde muy pequeño.

La calidad de su obra no solo es reconocida a nivel nacional. Varios de sus carteles han sido incluidos en publicaciones de Bélgica, Brasil, Alemania y México; otros presentados en exposiciones de Ucrania, Argentina, Francia, Sudáfrica, Francia, Hong Kong e Irán, o incluso seleccionados como imagen oficial del Certamen Oficial de Cortos de Soria o del Festival de Cine San Sebastián, ambos en España.

Él participó, entre otros, en el Festival internacional Entreviñetas, de Colombia, adonde llevó muestras de varios de sus colegas.

Marco Tóxico tiene en su haber cuatro libros: “Estéril”, “Cobarde”, “Frágil” y “Basura” en la Casa Melchor Pinto.

¿Qué es una historieta?

Algunos autores definen a la historieta como la narración de una historia a través de una sucesión de ilustraciones que se complementan con un texto escrito. Pero también hay historietas mudas, sin texto.

Es de carácter narrativo, se representa con un lenguaje visual y verbal, teniendo en cuenta que usa imágenes y que, dicho está, puede o no aparecer en ella un mensaje verbal.

La historieta se enriquece porque la narración es rápida, los acontecimientos suceden con celeridad, utiliza recursos humorísticos y lenguaje coloquial, con titubeos, expresiones populares, frases interrumpidas, sustitución de palabras por textos y otras estrategias propias del oficio.

¿Y los niños?

Hace poco Marco Tóxico estuvo en Sucre, donde participó en la Feria del Libro y Cómic y dictó un Taller de Historieta en la Casa Municipal de Cultura. ECOS aprovechó su visita para conversar con este versátil ilustrador, que asegura que en Bolivia no hay producción de historietas para niños y admite que esta es una gran debilidad de los historietistas nacionales.

“Yo me incluyo en esto y reconozco que estamos pensando más en los jóvenes y adultos, cuando en realidad deberíamos pensar en los lectores pequeños, que son tan interesantes por su gran imaginación. Incluso podríamos utilizar las historietas como un instrumento didáctico de enseñanza. Es algo que debemos reconsiderar todos los historietistas bolivianos, para que el público consumidor pueda crecer”, reflexiona.

Según la red eduteka.org, el uso didáctico del cómic alienta la capacidad creativa y también privilegia el desarrollo de habilidades narrativas en los alumnos, pues se trata de contar de forma creativa una historia a partir de símbolos y textos cortos. El aprendizaje visual se pone en práctica en la construcción y la lectura del cómic.

Respecto al apoyo de la producción de cómics en el país, Marco Tóxico dice que pese a los esfuerzos particulares que hacen muchos ilustradores, siendo consecuentes con la creación de obras originales y de calidad, no reciben el apoyo de las editoriales y varios terminan abandonando esta actividad o migrando a otras latitudes, tal como ocurre con diferentes artes.

Transformaciones

Las historietas vienen cautivando a generaciones de lectores, sin distinción de edad, desde hace más de un siglo.

Los héroes de los años 30 continúan haciendo soñar a lectores jóvenes y no tan jóvenes, quienes además se muestran apasionados por el surgimiento de nuevos personajes. A diferencia de los de antes, estos carecen de poderes excepcionales pero, en contrapartida, tienen una capacidad de reflexión increíble.

Así como ocurren cambios constantes por la dinámica de las sociedades, también acontecen transformaciones en las historietas. Permanecen vigentes los tradicionales cómics mensuales, pero los temas que se narran se vuelven cada vez más variados y complejos: hay relatos de superhéroes, aventura, terror, romance, fantasía, historia, policiacos, pasando por los de carácter bélico, político, erótico y hasta pornográfico.

De igual forma, la presentación pasó del sencillo formato de revista mensual hasta novelas literarias en forma de historieta —publicadas con tapa dura— que se distribuyen en librerías.

Historietistas bolivianos

Algunos de los historietistas más destacados de Bolivia son: Joaquín Cuevas, Pablo Gozálves, Oscar Zalles, Jorge Siles, Juan?Carlos Porcel, Miguel Mealla, Francisco Mareño, Frank Arbello, Álvaro Ruilova, Rolando Valdez, Damián Moreno, Edwin Álvarez, Pablo Cildoz, Paola Giardia, Alexandra Ramírez, Susana Villegas, y Alejandro Archondo. Todos ellos trabajan una variedad de temas, estilos y formatos. •

25 historietistas famosos en todo el mundo

1. Juan Ramón Mora (J.R. Mora) (España)

2. Paresh Nath (India)

3. Glen Le Lievre (Australia)

4. Menekse Cam (Turquía)

5. Malcolm Evans (Nueva Zelanda)

6. Michael Kountouris (Grecia)

7. Stephanie McMillan (EEUU)

8. Casso Nascimento (Brasil)

9. Marcelo Rampazzo (Brasil)

10. Siham Zebiri (Argelia)

11. ?brahim Özdabak (Turquía)

12. Ben Heine (Bélgica)

13. Pedro Parrilla (El Koko Parrilla) (España)

14. David Baldinger (EEUU)

15. Murad Ali Shah Bukerai (Pakistán)

16. Gonzalo (Gonza) Rodríguez (Argentina)

17. Abdellah Derkaoui (Marruecos)

18. Mahmood Nazari (Irán)

19. Rumen Dragostinov (Bulgaria)

20. Bernard Bouton (Francia)

21. Monte Wolverton (EEUU)

22. José Rubio Malagón (“Malagón”) (España)

23. Zhai Haijun (China)

24. Osama Salti (Siria, de origen palestino)

25. Carloseco (Carlos Sêco) (Portugal)

Fuente: Internet

Una historia para la historieta

Haciendo un repaso histórico de la historieta, su nacimiento está estrechamente ligado al desarrollo del periodismo moderno.

Producto cultural de la modernidad industrial y política occidental, surgió en paralelo a la evolución de la prensa como primer medio de comunicación de masas.

Hacia finales del siglo XIX en Europa y EEUU, los periódicos recurrían a diferentes incentivos con el propósito de atraer lectores para controlar el mercado.

En EEUU, a partir de 1893, se incluyó una página en color en los suplementos dominicales.

Las series que sentaron las bases del cómic actual son: Hogan’s Alley (1895) de Outcault, protagonizada por The Yellow Kid; The Katzenjammer Kids (1897) de Rudolph Dirks y Happy Hooligan (1899) de Frederick Burr Opper.

La edad de oro del cómic fue mediados del siglo XX, cuando proliferan las tiras diarias en la prensa, los comic books y los superhéroes. Así, la historieta se expande rápido por el mundo.

En 1938 nace uno de los superhéroes más conocidos: Superman, creado por Jerry Siegel y Joe Schuster, que inaugura la moda de los héroes poseedores de poderes extraordinarios y dotados de una doble personalidad.

La historieta argentina es uno de los mayores referentes en Latinoamérica, con personajes célebres como Patoruzú, Isidoro, Don Fulgencio, Patoruzito, Anteojito, Antifaz, Mafalda y Gaturro, entre otros.

En la actualidad se dispone de un rico fondo de cómics, historietas, novelas gráficas o manga, que son una muestra de la gran versatilidad del género.


No hay comentarios:

Publicar un comentario