viernes, 12 de enero de 2018

“La tierra en uno” de Marcelo Arduz Ruiz

Hace unas pocas semanas tuve la oportunidad de visitar Tarija, y en el viaje cometí el imperdonable error de olvidar llevar un libro para la lectura. Por suerte, a un acto previsto en esa ciudad acudió Marcelo Arduz Ruiz, quien me obsequió un ejemplar de la nueva edición de su poemario “La tierra en uno” (Madrid, 1985). Así, durante los tres días que allí pasé, durante el día pude visitar los espacios físicos de la ciudad y alrededores, y por la no-che leer los poemas tan profundos y fantásticos del escritor tarijeño.

Como ciudadano español y especialmente ciudadano de Sevilla y Andalucía, pude apreciar que no por nada en aquellos valles a esta ciudad se la conoce como “la perla andaluz de Bolivia”, sintiéndome identificado con los paisajes que contemplaba, la gente que conocía y, por supuesto, con el Guadalquivir, ese río que para tarijeños y andaluces más que un accidente geográfico, es una señal de nuestra identidad.

En Andalucía, este río representa nuestro ser, nuestra esencia, por la riqueza que nos ha dado, pues fenicios, griegos, romanos, cartagineses, árabes, visigodos llegaron a establecerse en las riberas de ese río, que también fue puerta de entrada y salida hacia América.

Sevilla durante más de tres siglos, centralizó el comercio y los viajes hacia América, por eso nuestra tierra guarda esos vínculos fundamentales con América Latina, y en especial con Bolivia y Tarija.

Como amante de la buena literatura, para mí siempre es grato leer, valorar y rendirme ante la belleza del mundo poético. Para aquellos que ven una eterna disputa entre la poesía de la experiencia y la poesía del sentimiento, yo pienso que estos versos consiguen una amalgama perfecta, con particular énfasis de inocencia y profundidad.

En los versos del uno y el “otro” Guadalquivir; el poeta cuenta el tránsito de seres humanos y culturas que van y vienen, pero el río permanece tanto en Tarija como en Andalucía, y todo el tiempo sigue pregonando la permanencia de la madre Tierra y al mismo tiempo la fugacidad de los pasos del ser humano.

Si como lector, uno cree ver y descubrir ciertas afinidades con poetas de otras latitudes , yo no puedo dejar de mencionar que en ám-bitos del Mediterráneo y los viajes, algunos de sus poemas me recuerdan al poeta griego Cavafis, por la conexión con la mitología, la leyenda y la historia, y ante todo, la búsqueda de lo que somos en esos viajes internos y externos, que al final nos conducen a nuestra Ítaca interior.

Por la conexión que logra establecer a través del río Guadalquivir, es que el poeta en su tránsito por los paisajes y parajes de Tarija alcanza cimas fantásticas de calidad, lo mismo en Bolivia que en España y Europa...

En definitiva, creo que a través de Tarija, la poesía y el río Guadalquivir, el poeta ha sabido desentrañar la esencia de la poesía, al ex-presar nuestras dudas, emociones y sentimientos; al preguntarse quienes somos y hacia dónde vamos; y al final como seres falibles, indagar para qué nos hallamos en este transitar por el mundo.

Considero que Marcelo Arduz Ruiz plantea una belleza estupenda, fantástica y personal, y ha logrado escribir poesía en letras mayúsculas, por esto mismo estoy seguro que estos poemas conservan hoy mismo la vitalidad que tenían hace más de treintena de años, cuando por primera vez se difundieron en España...

jueves, 28 de diciembre de 2017

Ferias del Libro apoyan a 25 autores y 45 editoriales

La jefa de la Unidad de Industrias Culturales del Ministerio de Culturas, Roxana Moyano, informó ayer miércoles que en la gestión 2017 se realizaron diez Ferias Nacionales del Libro en todo el país, que permitieron apoyar la promoción y difusión de 25 autores independientes y 45 editoriales, además de distintas distribuidoras de libros.

"Las ferias literarias están enmarcadas en el Plan Plurinacional de Fomento del Libro y la Lectura que permiten fomentar el hábito de la lectura y la escritura en los bolivianos y que en promedio ese despacho apoyó la promoción y difusión de 25 autores independientes y 45 editoriales, además de distintas distribuidoras de libros por cada feria", informó a los periodistas.

Explicó que esas ferias nacionales se realizaron en coordinación con las gobernaciones y alcaldías de los departamentos.

"Pese a la globalización y las formas de tecnologías de la información la lectura se presenta en distintas formas y formatos, y la tecnología es una gran aliada en el acceso a contenidos", consideró.

A su juicio, la Feria del Libro de la ciudad de Llallagua es la que sobrepasó todas las expectativas por la participación de la gente y dijo que es la que crece rápidamente, debido a la organización y el trabajo coordinado con las diferentes instituciones públicas y privadas.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Namar Ediciones crea un club de libro

En Oruro se abrió un club de libro al que pueden asistir niños, jóvenes y adultos. Este proyecto está a la cabeza de Namar Ediciones y su encargado, Carlos Canedo, espacio en el que se abordarán diferentes temas.

El club del libro de Namar Ediciones nace gracias al interés de los niños y jóvenes que asistían a esta editorial para que en él se les explique mejor a cerca de los libros que adquirían.

Como existían varias personas con dudas, se decidió organizar reuniones para que entre todos puedan despejar sus inquietudes y leer junto al organizador y psicólogo, Carlos Canedo.

"Uno de los temas más recurrentes y del que los jóvenes quieren hablar es sobre el Bulling", comenta Canedo. Por ello, se consigue material que hable al respeto para que los asistentes puedan leer, exponer y compartir opiniones. También los asistentes quieren ser emprendedores por lo que se lee libros como Padre Rico, Padre Pobre, para que entiendan sobre el tema y también compartan sus opiniones durante las sesiones.

El organizador comentó que en estas reuniones "se habla de los intereses que tengan los chicos que asistan. Puede ser de dinero o cómo ganar amigos, liderazgo, oratoria, poemas, declamaciones". Para los cuales se prepara previamente para exponer y aconsejar.

Un aspecto importante de esta actividad es el costo. Canedo explica que a cada participante no se le cobra monto alguno pero, se le pide que con lo que haya aprendido, se ayude a un amigo o conocido con los problemas que tenga y si el problema es muy fuerte se le solicita que lo invite a las reuniones para que se pueda encontrar un libro para ayudarlo. "Cuando ellos ven que les ayudamos y ven resultados, les recomendamos libros y luego de ahí ellos ya eligen para leer cualquier libro como comics, novelas o libros de terror", asegura.

El club de lectura se reúne los lunes, miércoles y sábado de 14:00 a 15:00 en instalaciones de Namar Ediciones, ubicado en la 6 de Octubre esquina Caro (frente a YPFB). Sin embargo, por vacaciones las reuniones son más frecuentes. Los interesados pueden comunicarse con el celular 75717511 para obtener mayor información. Este es un club abierto para personas de todas las edades.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Leer e investigar, las claves de los waskiris bolivianos

Ni su embarazo ni el bebé que tuvo hace dos años impidieron que Jean Carla Molina, de 19 años, cumpla uno de sus más grandes sueños: convertirse en una de las mejores bachilleres de su departamento y de Bolivia.


“No dejé que mi embarazo o mi hijita hagan que mis promedios bajen. Cuando tuve a mi bebé seguía estudiando y pese a que ella demandaba mi tiempo, me daba modos para leer, investigar y profundizar mis conocimientos”, dijo orgullosa la joven. La flamante bachiller llegó ayer desde Filadelfia (Pando) para recibir el bono a la Excelencia de manos del Presidente en Ejercicio, Álvaro García Linera.


Ella obtuvo 97 puntos, una de las dos mejores calificaciones de toda la región donde vive. “No fue fácil”, afirmó, y comentó que dejó de hacer varias cosas, como viajar, ir a fiestas o pasar el tiempo con amigos.


En su tiempo libre, Molina se dedicaba a leer y profundizar varios temas. “No me conformaba con lo que el profesor decía, investigaba por mi propia cuenta, comparaba y preguntaba si no tenía algo claro”, relató la bachiller del colegio Filadelfia.


Como ella, otros seis “bachilleres de excelencia” contaron que las tres claves para obtener las mejores calificaciones son: leer, investigar y darse tiempo para todo.


Para Nicol Mamani, de 16 años, quien obtuvo 99,73 puntos, el mejor promedio de Tupiza (Potosí), “la clave es leer, leer y leer, además de colocarle mucha dedicación al estudio y sobre todo la puntualidad”, dijo.


Gustavo Sarzuri, de la comunidad de Machacamarca, de la provincia Inquisivi de La Paz, aseguró que pese a que él estudia en el área rural y cumple labores en la agricultura y el cuidado de ganado de su familia, siempre tiene tiempo para estudiar. “La mayoría de mi tiempo le dedico a mis estudios, a leer, a averiguar sobre lo que nos enseñan en las clases y a tener un buen comportamiento con los maestros y los compañeros”, dijo el joven que obtuvo 98 puntos.


Alejandro Mostajo, bachiller del colegio de Suipacha (Tupiza- Potosí), explicó que lo importante es soñar por un futuro mejor, y no dormir. “No ser flojo”, dijo. “Hay que recurrir a diferentes fuentes bibliográficas e incluso en internet”, aseguró.


Ayer, en un acto especial en Palacio de Gobierno, García Linera y el Ministro de Educación Roberto Aguilar entregaron el bono a la Excelencia, de 1.000 bolivianos, a los 22 mejores bachilleres de Bolivia de colegios fiscales, de convenio o privados, dos representantes por cada departamento y cuatro de los Centros de Educación Alternativa.


García Linera reconoció el esfuerzo que colocan las mujeres en los estudios. “Son 14 mujeres y ocho varones los que obtuvieron las mejores calificaciones”, aseguró y destacó que ellos son parte de los 9.581 bachilleres con notas de excelencia.

García Linera a las bachilleres: “Nunca confíen en un varón”

El presidente en Ejercicio, Álvaro García Linera, pidió ayer a las mujeres no confiar en los varones, porque mienten, engañan y las dejan con sus wawas. Aseguró que pese a que la ley dice que somos iguales, la vida te enseña que no lo somos.


“Nunca confíen en un varón, no confíen en los varones; quiéranlos, pero no confíen, un varón nunca dice la verdad a la mujer. Créanme lo que les digo. Soy varón, nunca dicen la verdad. Siempre tienen sus cositas escondidas”, dijo ayer García Linera, dirigiéndose a las mujeres bachilleres que acudieron a Palacio de Gobierno para recibir el bono a la Excelencia.


La autoridad aseguró que “la mujer entrega todo, entrega el alma, en cambio el varón no. Para un varón es fácil cambiar de chica, mujer y esposa; para una mujer es más difícil porque entrega el alma.

El varón ama a medias y se guarda su pedacito para amar a otra después. Sométanlo a prueba”, aconsejó.


“Mi recomendación a las mujeres: nunca dependan económicamente de un varón. Ten tu propio trabajo aunque de un peso. Cuando vivan con alguien, aunque de concubino, no dependan del varón.

Tengan sus propios ingresos, no cambies tu estudio u objetivo por un varón. Él te va a abandonar después de tres años, se va ir con otra, y tú te vas a quedar sola con tu hijo y objetivo. Así es la vida”.


Aseguró que los varones, por lo general, “tienden a buscar empleadas y no parejas”. “Una pareja es cuando la respetas, valoras y apoya lo que eres, no para que cocine o cuides las wawas”, dijo.

Agregó que aunque parezca feo, “un varón exprime y luego bota a la mujer que dio todo: emoción, amor y recursos”.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

La pluma dulce del orureño Molina Viaña




Profesor Hugo Molina Viaña, escritor orureño, a lado de una vicuña, personaje de uno de sus cuentos más célebres
Muchas veces, los adultos caemos de ingenuos al suponer que un cuento o un poema, que supuestamente está destinado para el mundo infantil, es adecuado porque presenta un lenguaje sencillo y tiene ficción, prejuicio que subestima y deja de lado las potencialidades innatas.

La tarea de escribir para el mundo infantil es una de las empresas más difíciles, grandes escritores conscientes de lo que implica hacerlo, han preferido escribir para gente adulta, ya que si se pretende hacerlo se debe tener mucho cuidado no solo en lo que se dice, sino, en cómo se lo dice. Recordemos lo que dice Yolanda Bedregal: "Es difícil escribir para niños sin caer en la ñoñería."

Partiendo de esa idea, es que pretendemos recordar al profesor Hugo Molina Viaña, notable escritor orureño que su vida llena la brindó a la difusión de Literatura Infantil, regalándonos escritos, entre poemas y cuentos de singular e incalculable valor no sólo literario, sino también cultural.

El profesor Molina es un personaje comprometido con los niños, su relación es tan buena que parece saberlo todo de ellos, juega con ellos envolviendo en su pluma dulce a cuanto niño se atreva a leerlo, los comprende con tanta paciencia que parece ser uno de ellos, los lleva de la mano hacia senderos esponjosos de primavera eterna, recorriendo la inmensa Cordillera Andina; es sociable de verdad, pues contagia a sus personajes las ganas de relacionarse con otros, los transforma a aquellos que en nuestro idealismo objetivo son tímidos y que no creen en nada porque la codicia humana se ha encargado de volverlos sumisos haciéndoles presa de la soledad y resignación.

Punto alto para este notable hombre de letras, pues rescata con mucho orgullo a aquellos animales que son la esencia del pasado, nuestro mallku imponente, dueño de los aires andinos; nuestra llamita, natural de estos paisajes; cómo olvidarnos de la vicuña, animal hermoso de verdad, de incalculable valor cultural, víctima de avaros, de aquellos hombres sin escrúpulos que hacen presa y comercializan a costa del dolor animal, tan preciados lienzos.

En sí, hablar de su prosa es ingresar y caminar por los parajes del paraíso andino y en ella sentir la suave piel de la vicuña, correr detrás de ella, y reafirmar nuestro pasado. Sin duda alguna este es uno de los méritos más grandes de su literatura, pues le da a sus escritos una personalidad propia, tomando con pinzas y exponiendo ante los niños y el mundo lo rico de nuestro terruño.

La Viconcela, manjar exquisito de palabra, bañada en verdad por la más exquisita lírica, recorrer con ella los andes nos expone a que salga de nuestras almas el humanismo, la vicuñita de Molina, con su ternura cautiva nuestros sentidos, neutraliza nuestras reacciones humanas y nos lleva a aquellos estados donde habita la reflexión. Cómo no recordar aquella cuestionante de la Viconcela ¿Por qué las madres se mueren, Señor? El sufrimiento de tan tierno camélido tiende no sólo a ser una reflexión, sino va más allá, pues forma y purifica nuestra conciencia.

La llamita celeste, cuento de tintes mitológicos, de alas maravillosas que nos trasbordan al mundo de la imaginación, donde "La mancha", juego preferido del Príncipe Cóndor y de la angelical Llamita son el preludio de un pacto de amistad eterna, cuando la llamita grita: - ¡así no vale! ¡no vale volar tienes que correr!. Y la respuesta del Príncipe - Yo te enseñaré a volar, te regalaré mis alas... iluso aquél que pensará que así sería, pero la historia hace presa de nuestras emociones y en un trágico pasaje del relato ambos son acribillados por Zorrín, quien ciego por el dinero comete tan vil crimen. Más conmovedor es el acto que le sigue, pues las almas de nuestros dos amiguitos se juntan y en un acto tremendamente dulce el niño de los aires le regala sus preciadas alas al camélido, quien de repente empieza a cambiar de pigmento y se torna celeste, entonces pues, su cuerpo empieza a elevarse producto del aleteo y se pierde por los aires.

Hugo Molina nos heredó inmensas vetas, ricas en todo el sentido de la palabra, que están ahí, quizá bajo el polvo, esperando algún día la oportunidad de ser leídas. Es nuestro deber como Profesores, Padres de Familia y más como orureños y bolivianos llevar a las aulas y al hogar los cuentos y poemas de tan ilustre escritor, y permitirles a nuestros niños leer melodiosas historias, jugar con las rimas, viajar y conocer nuestras tierras y sobretodo bañar sus conciencias con suaves chorros de sensibilidad.

Edgar "Cuasi" Sandoval: Novelista de terror andino

Existen géneros literarios que tuvieron una aparición tardía en las letras bolivianas, ya que en la época de la Colonia negaron la difusión de obras imaginarias, por el temor de dudar sobre la veracidad de los libros sagrados que se imponía en aquellos tiempos. La novela entre ellos, con ese placer estético, describiendo y pintando sucesos interesantes con personajes, pasiones y costumbres sincronizan con el carácter que Edgar Sandoval introduce en sus historias.

Orureño, ingeniero agrónomo de la Universidad de Santa Catarina, Brasil, en seis especialidades, posee una maestría en ingeniería genética, además de ser aventurero en esencia, ya que practica rafting, rappel, puenting, ha comenzado a escribir sus primeras novelas y cuentos en el colegio.

Es así que el 2004 con 20 ediciones nace el "Demonio Andino" en blanco y negro junto a Walfre Beltrán que poseía una editorial, sector de comic, poesía, crítica literaria, cuentos de la abuela, cartas estrujadas- enviadas a personajes- similar a una crítica política, posteriormente se proyecta "El Escribidor" una iniciativa conjunta a José Zabalaga, resultado de tertulias culturales llevadas en compañía de varios escritores con lecturas propias.

Pero es el 2010 que se procesa y se pone en práctica la idea de leer cuentos, de noche y en un lugar oscuro, se pensó en el cementerio y nace este emprendimiento en el primer lugar de Bolivia, Oruro "La Noche de la Tantawawa" que va directamente en contraposición del Halloween, con un éxito rotundo. Para los años posteriores juntamente con la Alcaldía, Edgar Sandoval continúa con este proyecto ahora denominado "La Tradicional visita por el Cementerio" los primeros días del mes de noviembre, donde se recorre y explica la arquitectura de las diferentes tumbas con simbología particular y posterior lectura de cuentos, todo esto se transformó y ahora otras ciudades tomaron la idea, La Paz, Sucre, Potosí y ahora se sumará Cochabamba con esta atractiva actividad de cuna en Oruro, con la logística respectiva.

La novela de terror "Yawar Pampa" impresa el 2016, con 1.000 ejemplares que se agotaron y el libro "Cuentos de la Abuela" con dos ediciones de autoría de Edgar, ahora son material que está siendo usado como libro de texto en varios colegios de nuestra ciudad y también en Potosí, estamos a la espera de sus próximas publicaciones que serán Las Plagas de Huari, recopilación de las leyendas del sapo, las hormigas, el lagarto, la víbora y una novela más, por supuesto, inédita

"Mi objetivo es mantener y conservar viva las tradiciones andinas tal cual eran con personajes de la mitología andina, direccionada a los jóvenes porque si bien la cultura es dinámica, cíclica y adopta elementos de otros lugares, no es aconsejable abandonar nuestra veta de riqueza mítica, por eso escribo los libros y en la época de Todos Santos lo hago público. Mi estilo de escritura es clásico en novelas de terror andinas con temática y personajes sujetos al terror y suspenso", nos dice Edgar Sandoval

Las generaciones actuales y vigentes dentro la narrativa nacional, están inmersas dentro de la temática, la técnica dentro del realismo mágico y el realismo fantástico.

Manteniendo la ideología, el suspenso y el terror son sus armas de "El artista de la semana".



(*) Reconocida música boliviana

Maestra del piano

Conductora de televisión - Programa "De mi tierra"

Edición 50 de “Fuentes” dedicada a Latinoamérica

La edición 50 de la revista Fuentes contiene interesantes artículos escritos prestigiosos intelectuales nacionales y extranjeros, con temas importantes como “Las Ordenanzas de Cabildo: continuidad e innovación en la América Hispana” (José Miguel López Villalba, España), “Perspectivas de la biblioteca pública y la historia local. Una relación desde el patrimonio documental” (Alejandro E. Parada, Argentina).

Además de “Servicios bibliotecarios para sociedades indígenas en América Latina. Breve reseña de experiencias y lecciones” (Edgardo Civallero, Argentina), “Reflexiones sobre archivos y archiveros universitarios” (Branka María Tanodi, Argentina), “El valor estratégico de la información en Archivos de empresas públicas: Breves reflexiones sobre la génesis de la Corporación Minera de Bolivia” (Carola Campos Lora, Bolivia), entre otros.

La edición 51 de la revista Fuentes también trae importantes contenidos como “El estudio del combustible en los costos de producción: explotación y beneficio de la plata en Potosí, 1880-1890 (E. G. Arana Santander), “El Archivo Documental del Ex Servicio Nacional de Caminos (E. Balboa Chura y G. O. Choque); “Las fuentes de documentación en tesis de maestría de Flacso, sede Ecuador, 2013 (C. J. Saravia).

También “Interpelación crítica de la formación profesional en Bibliotecología: el contexto social desde la visión estudiantil: Hernán Esteban Martínez (Daniel Canosa, Argentina), “Ana Forenza Artunduaga (1929-2017). La archivista chaqueña invisible que ayudó a ordenar la Memoria Histórica de Bolivia y sus pueblos (D. Keremba Mamani), “Indagaciones sobre Luis Enrique Tord romero, 1942-2017 (J. L. Abanto Arrelucea, Perú); “Las prédicas ilustradas de la Nueva España (E. Civallero, Argentina); “Vida y narración de un dirigente histórico del Movimiento Fabril paceño” (P. Maydana Quispe), entre otros.

BOLETÍN FUENTES DEL CONGRESO

Han pasado 15 años desde que se publicó la primera edición del Boletín Fuentes del Congreso, el 22 de septiembre de 2002, que alcanzó 34 ediciones (2002-2007). Posteriormente, pasó al formato de revista profesional especializada, indizada en el portal Revistas Bolivianas del Programa SciELO-Bolivia, impresa a color en papel ilustración, representativa del desarrollo de la Historia, Archivística, Bibliotecología y Museología y cuenta con prestigiosos profesionales en su Comité Científico Internacional.