martes, 1 de noviembre de 2016

Roy Querejazu y “El tenis en Bolivia”

UNA OBRA IMPECABLE | QUE RESCATA DEL OLVIDO Y DESCONOCIMIENTO, EL CONTEXTO Y LA ESENCIA DE LO QUE FUE Y ES EL TENIS EN BOLIVIA.

Roy Querejazu Lewis tiene 23 libros publicados, cubriendo tres temas importantes: el arte rupestre, que es su especialidad, etnografía en la que ha trabajado 17 años con los tres grupos étnicos de Cochabamba y ahora trabaja en la defensa de la biodiversidad.

En esta oportunidad presenta su libro “Grandes campeones de tenis en Bolivia”, otra de sus pasiones.

Ha sido tenista desde los seis años de edad, ha ganado algunos campeonatos y este año ha sido campeón nacional.

“Nunca he brillado en el tenis pero lo he seguido con fanatismo y cariño. He estado 11 años en Wimbledon donde aprendí mucho. Quise escribir este libro porque los jóvenes tenistas de hoy no saben quiénes han sido los grandes campeones del ayer, es por ello que el libro hace un repaso por la historia del tenis en Bolivia, comenzando por sus inicios con la influencia inglesa, la fundación de la Federación Boliviana de Tenis, la creación de los diferentes clubes y la trayectoria de los grandes campeones”, asegura.




HISTORIA DEL TENIS

“Los ingleses llegaron para manejar y construir el ferrocarril y trajeron sus costumbres y deportes. Comenzaron a construir las primeras canchas de tenis, tengo entendido que la primera fue un Uyuni. En Catavi se fundó la Federación Boliviana de Tenis, los campeonatos se realizaban en las minas y Oruro, fue la ciudad que llegó a tener la mayor cantidad de clubs. El 1937 se funda la Federación Boliviana de Tenis, donde se conforman las asociaciones en todas las ciudades del tenis en Bolivia”, explica.

El objetivo del libro es darle un contexto y ubicación a toda la trayectoria inicial del tenis en Bolivia, a un comienzo se presenta un panorama general de la evolución del tenis a nivel mundial, luego hay un panorama del tenis en Bolivia según la Federación Boliviana de Lawn Tenis y posteriormente se presentan las vivencias y acontecimientos de los diferentes deportistas en sus respectivas generaciones y épocas.

El libro está destinado a rescatar a los grandes campeones nacionales, pero debido a que muchos han sido grandes tenistas con participaciones destacadas en el exterior, también se los recuerda, ya que habría sido injusto no dedicarnos a ellos también, dice.

El libro está dedicado a la memoria de Roberto Querejazu Calvo que fue fundador de la Federación, estuvo en Catavi cuando se fundó en 1937 y ha sido miembro del Directorio de la Federación Boliviana de Tenis.

“En cuanto a mis planes, pienso seguir investigando, pero ya no con el tenis, este libro me ha tomado cuatro años y medio de trabajo, no ha sido fácil. Un trabajo donde es importante mencionar que no ha sido escrito para promocionar a algunos tenistas en específico, sino para recapitular un panorama de lo que fue el tenis en Bolivia. Tampoco intenta reproducir con exactitud el ranking internacional de algún tenista en épocas en que la ATP no estaba completamente conformada, unos números más u otros menos no forman parte del objetivo de este libro, sino el mostrar la esencia cualitativa de lo que fue nuestro tenis a través de sus diferentes protagonistas. El trabajo tiene inexactitudes, sin duda alguna, todo trabajo de investigación las tiene necesariamente, pero por encima de todo tiene sus méritos. Hemos trabajado dentro del marco de absoluta buena fe, sin ningún interés personal o sectario”, concluye Querejazu.

foto4.jpg
Gastón Zamora
"Grandes campeones de tenis en Bolivia"

foto5.jpg
Hrvoje Eterovic, el que tuvo más participación en torneos de Bolivia.
"Grandes campeones de tenis en Bolivia"

LA MOTIVACIÓN DEL AUTOR

“Mi padre siempre ha sido un ejemplo, un norte, pero en realidad el que me empujó a escribir fue mi maestro Dick Edgar Ibarra Grasso, que ha sido un arqueólogo autodidacta argentino, pero trabajó en Bolivia; con él he viajado los años 82, 83. Me impulsó cuando estábamos en un primer viaje por la zona Popo visitando a los Urus y me dijo que escriba un artículo, yo nunca había escrito nada hasta ese entonces. Desde ahí no he parado de escribir; junto a mi padre hemos participado en un libro cuando la Conferencia Episcopal de Bolivia lo contrató para escribir la historia de la Iglesia Católica en Bolivia, él me subcontrató para sacar las fotografías de las iglesias coloniales, fue un empuje por parte de mi padre, pero el mayor incentivo y presión fue de Ibarra Grasso”, cuenta.

La motivación de Roy Querejazu para escribir este libro fue el amor por este deporte que sigue practicando y también el hecho de que sea un tema desconocido para los jóvenes.

“El libro comienza rescatando al padre del tenis en Bolivia, Gastón Zamora, he entrevistado a su hija Mónica Zamora porque él falleció hace varios años, en cada experiencia de los diferentes deportistas hemos querido rescatar un testimonio de lo que ha sido el tenis en Bolivia”, indica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario