sábado, 18 de marzo de 2017

Obra “El Cóndor Indio” puede leerse en la web



Una la de las mejores obras históricas sobre la vida, legado y el infortunio del Mariscal Andrés de Santa Cruz llegó al mundo virtual, 71 años después de ser escrita. La primera edición impresa de 1944 del historiador Alfonso Crespo Rodas y la segunda de 1979, se agotaron.

Durante una época fugaz, Bolivia fue la nación más poderosa, organizada y temida del continente, sus ejércitos pasaron victoriosos desde Ecuador hasta Argentina y suyas fueron las leyes más avanzadas de América. Tal esplendor, se debió al estadista Andrés de Santa Cruz y Calahumana que gobernó Bolivia entre 1829 y 1839.

Así comienza la obra biográfica titulada “El Cóndor Indio”. Sus más de 300 páginas fueron escritas en 1944 por Alfonso Crespo Rodas. La segunda edición fue impresa en Bolivia en 1979 por la Librería y Editorial Juventud, la misma que ha sido digitalizada por la Biblioteca Andina para que pueda ser descargada en todo tipo de soportes digitales.

Esta segunda edición, se encuentra en la Página Web: andresdesantacruz.com, creada por Extend Comunicaciones Bolivia, empresa dirigida por Clemencia Siles Santa Cruz, una de las descendientes del Mariscal.

En la tercera edición de la obra, impresa el 2005, además del prólogo, el historiador Carlos Mesa inserta dos capítulos. El primero sobre los hitos del nacimiento, la vida, sus triunfos/derrotas y la muerte de Santa Cruz y, el segundo, sobre opiniones y homenajes de célebres personajes de la historia boliviana al Mariscal de Zepita.

Doblemente noble

El Mariscal Santa Cruz nació en la ciudad de La Paz el 30 de noviembre de 1792. Fue hijo del Maestre de Campo Joseph Santa Cruz y Villavicencio –oriundo de Huamanga Perú y descendiente de familias “hidalgas y de muy ilustre ascendencia” española– y de Juana Basilia Calahumana, hija de caciques de Huarina y descendiente directo del Inca. Esos datos están contenidos en el libro de Crespo.

Carlos Mesa destaca que Alfonso Crespo lo bautizó como el “Cóndor Indio”. “Han pasado más de 200 años desde el nacimiento de este boliviano excepcional de trascendencia continental, el único en nuestra historia que hizo de Bolivia una nación de respeto y jerarquía en América”, señala el expresidente en la edición tercera de la obra. Considerado uno de los mejores biógrafos de grandes personalidades del país, Alfonso Crespo, hijo del destacado historiador Luis S. Crespo, nació en La Paz en 1916. Egresó de Derecho de la UMSA, fue combatiente de la Guerra del Chaco e integrante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Nunca en nuestra historia fue el Estado boliviano más sólido, mejor dirigido y más respetado, tanto en América como en Europa”, sostuvo, por su parte, Carlos Mesa, al corroborar la validez y pertinencia de la obra de Alfonso Crespo Rodas.



“EL MEJOR PRESIDENTE”

“A cuatro mil metros de altura, más alta que las nubes, existe una remota nación sudamericana, poco conocida, hasta por sus propios vecinos; se llama Bolivia. Esa nación que en 154 años de existencia sólo ha sabido de infortunios, fue durante una época fugaz la más poderosa, organizada y temida del continente Austral. Sus ejércitos pasearon victoriosos desde el Ecuador hasta la Argentina, y suyas, fueron las leyes más avanzadas de América. Debió tal esplendor a la acción de uno de sus hijos, vástago de una india: Andrés Santa Cruz. Este libro intenta ser una crónica de su vida. De su gloria y de su infortunio”. así presentaba Crespo Rodas su obra “El Condor Indio”. Acerca de la obra de Santa Cruz dijo “Fue el único mandatario boliviano que también fue Presidente de otra nación (Perú) y fue el supremo protector de la Confederación Perú – Boliviana” durante su gobierno, destinó el mayor presupuesto a la educación, creó las universidades de San Andrés en La Paz y la de San Simón en Cochabamba. Desarrolló el puerto de Cobija; creó el departamento de Tarija. Ordenó las finanzas públicas, con superavit; impulsó la agricultura y la ganadería; y otras acciones que lo acreditan como el mejor presidente boliviano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada